[an error occurred while processing this directive]

Constelaciones

Ir a la lista de constelacionesVer la lista de las Constelaciones de la IAU
Mapas de la Unión Astronómica Internacional (IAU) con las constelaciones.



Haemisphaerium stellatum australe aequali sphaerarum proportione

    La vista nocturna del cielo estrellado se asemeja a una inmensa bóveda tachonada de puntos de luz. La disposición de estos puntos, aleatoria, es siempre la misma, a simple vista, siendo incontables las estrellas que pueden llegar a verse. Si echamos mano de unos binoculares multiplicaremos por varios miles las posibilidades de percibir nuevas estrellas.

    Esta bóveda, repetimos aún a riesgo de resultar pesados, se mueve de Este a Oeste, con movimiento uniforme. Aquellas estrellas que estén cerca de los polos se verán constantemente (estrellas circumpolares). Aquellas que estén próximas al ecuador desaparecerán por el horizonte oeste, pasadas unas horas.

    Las estrellas se encuentran a distancias variables de nuestro sistema planetario. No obstante, eso no se percibe a simple vista. Las vemos aparentemente situadas en un plano, o mejor en una superficie esférica. La ilustración siguiente hace una representación del efecto:

Constelaciones. Crédito: Marduk astronomía.

    Por lo tanto, estrellas que pertenecen a una misma constelación y que, aparentemente parecen cercanas, puede estar en realidad a enorme distancia entre ellas. La ordenación visual por constelaciones responde a una característica innata del cerebro humano: la identificación de formas conocidas. Nuestro cerebro es un órgano muy complejo que realiza muchas funciones de forma inconsciente o automática para facilitarnos la vida. La Escuela de la Gestalt estableció una serie de leyes, según las cuales todos los seres humanos tendemos a interpretar lo que nos rodea. Dichas leyes, brevemente, serían:

  • Ley de la Simplicidad: la ley principal de la psicología de la Gestalt y que también se conoce como Ley de la Buena Figura o  Pragnanz, afirma que todo conjunto de estímulos se percibe de forma tal que la estructura que genera es la más simple.

  • Semejanza: las cosas similares parecen estar agrupadas. Ver figura siguiente.

  • Principio de la proximidad: las cosas más próximas tiende nuestra mente a agruparlas y las más distantes a separarlas.

  • Principio de la Simetría: nuestra mente tiende a agrupar las cosas simétricas, en la distancia, como si se trataran de un único objeto.

  • Principio de continuidad: los objetos que siguen un patrón o una secuencia, nuestra mente tiende a agruparlos juntos, siguiendo un modelo.

  • Principio de dirección común: los objetos que siguen un patrón o flujo en una dirección tienden a verse juntos.

  • Principio de la relación entre figura y fondo: todo puede verse como una figura separada de un fondo, cada uno con sus propias características de color, forma, etc...

  • Principio del cierre: nuestra mente tiende a cerrar las figuras abiertas y a completar las incompletas. Figura siguiente.

Gestalt. Principio de semejanza Gestalt. Principio de cierre.

Estas leyes explican por qué, desde hace milenios, los seres humanos se acostumbraron ver “formas” en las estrellas, a las que se conocen como “constelaciones” o conjuntos con entidad propia.  Cada grupo de estrellas se identificó con un objeto, animal o ser mítico en relación a su forma. Ni que decir tiene que, dependiendo de la cultura, las constelaciones han tomado distintos nombres y composición de estrellas:

“Otras culturas antiguas cuentan con sus propias constelaciones, a las que nombran de acuerdo con sus mitos particulares. Aún así, se dan coincidencias curiosas entre civilizaciones distintas. Por ejemplo, algunos pueblos indígenas de América del Norte, como los Pies Negros o los cherokees, denominan Osa Mayor a la constelación que recibió ese mismo apelativo en Grecia.”

MARTÍN PEREZ, VICENT J. Astronomía fundamental. Página 48

    Los griegos dieron nombre a 48 constelaciones, todas ellas del hemisferio Norte. Hacia el siglo XVIII se completaron muchas del hemisferio Sur (Austral) con nombres de aparatos ópticos de la época (telescopio, compás, etc...). Actualmente se conocen 88 constelaciones en toda la esfera celeste. De ellas unas 70 se pueden ver desde Europa, aunque sea parcialmente. La Unión Astronómica Internacional (IAU) fijó los nombres de las constelaciones y estableción límites delimitados entre ellas para que no hubiera confusión.

    Además de las lineas (o patrones) que unen las estrellas de una constelación, en base a su “forma”, la IAU organizó los límites de estas constelaciones con objeto de facilitar el trabajo de los astrónomos. Estas fronteras están delimitadas según las coordenadas celestes. Por lo tanto, debemos diferenciar “constelación” de “asterismo”. Los asterismos son grupos de estrellas reconocidos tradicionalmente por la mayoría de los astrónomos o por la gente en general, por su forma. Un caso de asterismo, muy conocido es La Osa Mayor, también conocido como “El Carro” o, en el mundo anglosajón, “El cazo”. Otro sería la W o M de Cassiopea. En la ilustración de abajo, vemos la constelación de Andrómeda, imagen obtenida del catálogo de Constelaciones de la IAU, realizadas en colaboración Sky & Telescope. Dentro de los límites de esta constelación (zona blanca de la imagen) se observa la “galaxia de Andrómeda” (elipse grande hacia el centro de la constelación), tambien conocida como M-31del catálogo de Messier . Esta galaxia es posible verla a simple vista en las noches muy limpias. Tiene una extensión angular de unos 30' de arco, es decir, aproximadamente la misma que la Luna llena. Es uno de los objetos más “cazados” por los astrónomos aficionados cuando apuntan sus telescopios, debido a la facilidad con que se ve. En el mapa de la constelación vemos una serie de símbolos que quedan explicados en la leyenda que situamos encima de la imagen y a continuación de este texto (Créditos: Unión Astronómica Internacional (IAU)).

Leyenda

ANDROMEDA_IAU

    En cualquier Atlas del cielo podremos encontrar los límites de las constelaciones, sus estrellas principales y otros objetos, como  cúmulos, nebulosas, galaxias... estas últimas, salvo raras excepciones (la galaxia M-31 que acabamos de nombrar, en el hemisferio Norte y las “Nubes de Magallanes” en el hemisferio Sur) necesitan siempre verse con un telescopio o con potentes binoculares, y aún en estos casos no llegan a verse pues son muy tenues y solo se perciben cuando se registran con la cámara fotográfica despues bastante tiempo de exposición y emulsiones muy sensibles.

    Si tienes interés, puedes descargar de la IAU las fotografías de las constelaciones en la dirección de su website (http://www.iau.org/public_press/themes/constellations/)

    Cada constelación tiene un nombre asignado por la IAU desde 1930. Este es el nombre latino, con una pronunciación específica, para la cual existen reglas, pero también se pueden identificar por el nombre común o popular. Además, se ha asignado una abreviatura de tres letras a cada una1.

    Para identificar las estrellas de una constelación cualquiera, se usará el posesivo en latín (por ejemplo, Alpha Orionis: la estrella alfa de la constelación de Orión).

    Por último, la IAU proporciona, para cada constelación, un listado con los límites de la misma, en coordenadas aportadas en Ascensión Recta (A.R.) y Declinación. De la constelación de Andrómeda mostramos un fragmento de este listado:

22 57 22.2843| 53.1680298|AND
23 25 48.6945| 53.1870041|AND
23 25 51.7638| 50.6870193|AND
23 41 04.9337| 50.6929131|AND
23 41 06.2589| 48.6929169|AND
Límites de andrómeda

    La primera columna, hasta el separador (|), es la A.R. en horas, minutos y segundos (con diezmilésimas de precisión); la segunda  columna es la declinación, en grados, con diezmillonésimas de precisión; la tercera columna es la abreviatura de la constelación (AND). Hemos insertado un fragmento de la imagen de la constelación de Andrómeda a que hacen referencia estas coordenadas. Observa cómo se van indicando cada uno de los puntos que identifican el límite de la  misma (marcados con X de color negro).



LAS CONSTELACIONES DE LA ECLÍPTICA


        Vamos a hacer mención de todas ellas, pero empezaremos por Piscis (PSC) puesto que, como sabemos, el Punto Vernal o 0º de Aries se ha desplazado hacia Piscis como consecuencia de la Precesión de los Equinoccios. Así pues, si observamos esta constelación veremos que 0º de Aries -que no es más que el corte de la Eclíptica con el Ecuador- lo hemos marcado con un círculo azul, indicando donde cae actualmente el Punto vernal, el “comienzo del ciclo”.

Piscis y el punto vernal

    Examinemos en detalle esta imagen: hazte idea de que estás dentro de una esfera y estás mirando hacia ella: vemos la eclíptica pasar del hemisferio Austral (declinación Sur) al hemisferio boreal (declinación Norte). El punto 0º de declinación está marcado con un círculo azul, porque ahí precisamente atraviesa el Ecuador. Cuando el Sol pasa por ese punto, nosotros NO podremos ver las estrellas de esa constelación porque será de día y el Sol estará exactamente allí.

    Así pues, el día 21 de Marzo, cuando a media noche el Sol esté en el nadir, podremos ver exactamente el lado opuesto de la eclíptica en el zenit, es decir la constelación de Virgo, porque será en ella donde la eclíptica -actual- atraviese el ecuador en sentido contrario, desde el hemisferio Norte hacia el hemisferio Sur. Veamos: 

    Esto sucede todos los días del año en cada posición del Sol: cuando el Sol esté en el nadir, en el zenit tendremos el grado de la eclíptica contrario (sumaremos 180º a la posición del Sol y obtendremos dicho grado). A modo de ejemplos:

Ejemplo 1: el día 21 de Diciembre, el Sol está entrando en Capricornio pero sabemos que, en realidad, está al comienzo de la constelación de Sagitario (siempre estárá situado casi 30º antes en las constelaciones). Así, cuando el Sol se encuentre en el nadir, a medianoche, en el zenit tendremos que ver la constelación de Géminis. Pero, sobre la constelación de Géminis estará situada la parte de la eclíptica que -para nosotros- corresponde a Cáncer. Comprobemos esto que acabamos de decir sobre el mapa celeste. La Ascensión Recta del Sol el día 21 de Diciembre es 270º es decir 18 horas. Si buscamos la constelación de Sagitario, veremos que a las 18 horas de A.R., la eclíptica está al principio de ella. Hemos marcado con otro círculo azul la posición del Sol en esa fecha. Observa las coordenadas: La A.R. es 18 horas y la declinación está por debajo de -20º. Esto significa que la declinación es Sur, por el signo negativo. Pero, además, podemos hacer otra reflexión con mucha sustancia ya que sabemos que el 21 de Diciembre es el día del Solsticio de Invierno, cuando el Sol se encuentra en su posición de máxima declinación, pero en el hemisferio Sur. Esta declinación máxima, como ya sabemos, es equivalente a la inclinación del plano de la eclíptica (“oblicuidad”) y es de 23º27'.


    Si observas la posición del círculo azul, está exactamente a -23º 27' y a partir de aquí, la declinación irá acercándose al ecuador, día a día.

Ejemplo 2: el 21 de Junio sabemos que comienza Cáncer. Por la misma regla anterior, el Sol se encontrará a principios de la constelación de Géminis y, cuando se encuentre en el nadir, en el zenit podremos ver la constelación de Sagitario.     

Sagitario

Es interesante mostrar en un gráfico todo esto:

  • El 21 de Marzo, el Sol entra en Aries (longitud eclíptica) y de noche se verá el cielo estrellado de Libra (long. Eclíptica) y la constelación de Virgo.

Sol en Aries

      • El 21 de Junio, el Sol entra en Cáncer y de noche se verá el cielo estrellado de Capricornio, y la constelación de Sagitario.

        Sol en Cancer

Blender

Tutoriales Blender

Blender es un programa gratuito de diseño 3D con una increible cantidad de recursos en la red. Puedes usarlo para recrear la astronomía entre otras cosas...

ETACI Escuela de Terapias alternativas

Escuela de Terapias alternativas

En Madrid, centro de estudio de terapias alternativas:

  • Reiki
  • Geometría sagrada y cristales
  • Astrología arquetípica
  • Anatomía del cuerpo energético...
Contuct Us

Contacta con nosotros

Contacta con nosotros a través del correo electrónico.